Alergias respiratorias: qué es, síntomas, causas y qué hacer

Las alergias respiratorias son un conjunto de enfermedades generadas en el aparato respiratorio que surgen como respuesta exagerada del sistema inmunitario a sustancias como polvo, polen, pelos de animales u hongos, por ejemplo, provocando enfermedades como rinitis, asma o sinusitis que manifiestan estas alergias respiratorias. 

Los síntomas más frecuentes de estas alergias aparecen en la primavera o en el otoño, gracias a la disminución de la humedad y al aumento de la concentración de estas sustancias en el aire. Generalmente, la alergia respiratoria  puede surgir en cualquier edad y es más común en personas con predisposición genética o que poseen un sistema inmunitario más sensible a las sustancias responsables de la alergia. 

Para tratar la alergia respiratoria correctamente, el alergólogo deberá estudiar la causa e indicar el uso de medicamentos específicos para el problema, además de otros cuidados que faciliten la recuperación, como evitar frecuentar sitios muy contaminados y beber bastante agua diariamente. Conozca diferentes medicamentos para tratar la alergia.

Principales síntomas

El síntoma más común de la alergia respiratoria es el surgimiento de comezón en los ojos y estornudos frecuentes; sin embargo, también son comunes otros síntomas como:

  • Tos seca;
  • Estornudos frecuentes;
  • Secreción nasal;
  • Comezón en los ojos, la nariz o la garganta;
  • Dolor de cabeza;
  • Ojos llorosos. 

Los síntomas pueden surgir por separado y normalmente no aparece fiebre. En los bebés, los síntomas son los mismos, no obstante, es importante que el bebé sea evaluado por un pediatra para iniciar el tratamiento adecuado. 

Alergias respiratorias en el embarazo

La alergia respiratoria en el embarazo es muy frecuente y ocurre, principalmente, debido a las alteraciones hormonales, al aumento del volumen sanguíneo y a los cambios corporales que la mujer embarazada experimenta durante la gestación. 

En caso de que la mujer embarazada sufra de alguna alergia respiratoria, como asma, es importante que antes del embarazo esta consulte a un alergólogo para iniciar el tratamiento adecuado y evitar el agravamiento de los síntomas. 

La alergia respiratoria en el embarazo puede ser tratada con el uso de medicamentos seguros contra la alergia, los cuales siempre deben ser indicados por un médico. 

Cómo confirmar el diagnóstico

El diagnóstico de la alergia respiratoria es realizado por el médico general o alergólogo, basado en los signos y los síntomas presentados por la persona. No obstante, también pueden ser realizadas las pruebas de alergia, las cuales se llevan a cabo en el consultorio médico, con la finalidad de confirmar la alergia y saber cuál es el agente responsable. 

La realización de la prueba de alergia ayuda muchas veces a identificar la posible causa de la alergia respiratoria, permitiendo que la persona logre evitar de forma más eficaz las nuevas crisis. Conozca cómo es realizada la prueba de alergias. 

Posibles causas de la alergia

La alergia respiratoria es causada por factores que pueden irritar la mucosa nasal y desencadenar una respuesta del sistema inmunitario, ocasionando el surgimiento de los síntomas característicos de esta afección. 

De esta forma, el surgimiento de este tipo de alergia puede ser debido a la presencia de los ácaros que se acumulan en el polvo, los cobertores, las alfombras y las cortinas y además, puede ser desencadenada por el polen de los árboles y las plantas, la polución, el humo y los pelos de animales domésticos, por ejemplo. 

Asimismo, algunas situaciones pueden aumentar el riesgo de desarrollar alergia respiratoria, como por ejemplo tener antecedentes familiares de alergias, trabajar en un sitio con mucho polvo o muy expuesto al moho o vivir en una casa con mucha humedad o poco ventilada. 

Qué hacer para aliviar los síntomas

Lo que se debe hacer para disminuir los síntomas ante una alergia respiratoria incluye:

  • Beber al menos 1 litro de agua por día;
  • Evitar fumar o frecuentar sitios con humo o polución;
  • Renovar el aire de la casa todos los días, abriendo las ventanas;
  • Mantener la casa limpia y aspirada para evitar la acumulación de polvo;
  • Mantener a los animales domésticos fuera del cuarto donde se duerme;
  • Utilizar de preferencia un aspirador con filtro de agua;
  • Evitar tapetes y cortinas de tela, principalmente en el cuarto.

Aparte de estos consejos, las personas pueden prevenir la alergia respiratoria utilizando telas y materiales antiácaros para cubrir las almohadas, los colchones y los sofás, por ejemplo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.